Skip to Content



T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá): implicaciones para el sector automotriz

5 de Octubre del 2018 Article 7 min read
Authors:
Lou Longo Alejandro A. Rodríguez Daron Gifford

Tras negociaciones de último momento, ya se tiene una propuesta para reemplazar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN): El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). ¿Qué puede esperar el sector automotriz? En este artículo presentaremos las implicaciones para la cadena de suministro, contenido regional y mano de obra.

Esta semana la administración del Presidente Trump anunció un nuevo acuerdo comercial trilateral con Canadá y México. El acuerdo - nombrado Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) - reemplazará, una vez ratificado, al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Como el TLCAN, el T-MEC es un tratado amplio, integral que cubre los sectores de manufactura, agricultura/lácteos, servicios financieros, telecomunicaciones, entre otros. Además de incluir el comercio de productos físicos, también aborda la propiedad intelectual, mercados laborales, prácticas anticompetitivas y aspectos medioambientales. Este artículo se enfoca en las implicaciones del T-MEC para el sector automotriz.

Tres puntos clave para los proveedores de la industria automotriz:

El T-MEC tiene tres disposiciones de particular interés para el sector automotriz. Estas disposiciones pueden ser encontrar en el Apéndice del Anexo 4-B, "Disposiciones Relacionadas a las Reglas de Origen específicas de producto para los Bienes Automotrices."

Las disposiciones del Anexo 4-B cubren las áreas importantes del contenido nacional, requisitos del contenido de acero y aluminio y disposiciones del salario de los trabajadores. Adicionalmente, detallan el manejo diferente de los vehículos de pasajeros, camiones ligeros, vehículos pesados y partes automotrices.

Hemos identificado tres puntos clave para los proveedores automotrices:

1. El crecimiento por periodos permite que los fabricantes automotrices y sus estrategias de suministro de componentes y proveedores funcionen.

El T-MEC proporciona periodos de "crecimiento" para permitir que los fabricantes automotrices y sus proveedores analicen las estrategias de suministro. Conforme a estas disposiciones, la mayoría de los porcentajes del contenido y otras disposiciones en general, estarán vigentes a partir del 2023. Esto significa que los fabricantes automotrices y los proveedores tendrán cinco años para ajustar la cadena de suministro que soportan los vehículos existentes y la introducción de nuevos vehículos. Sin embargo, estos requisitos de presentación de informes más complejos resultaran en mayores costos de cumplimiento para las compañías.

Los fabricantes automotrices tendrán cinco años para ajustar la cadena de suministro que soportan los vehículos existentes y la introducción de nuevos vehículos.

Estos valores más altos de contenido regional resultarán en varios ajustes anticipados:

  • Un seguimiento más detallado incluso de componentes de bajo costo para asegurar que se capture todo el valor
  • Inversión acelerada en plantas de manufactura de motores, transmisiones y beterías de alto desempeño (ya que éstas son requeridas para el mayor crédito tecnológico en el cálculo del valor de contenido de mano de obra)
  • Mayor localización componentes de segundo y tercer nivel
  • Mayor distribución de inversión en la región en procesos de investigación y desarrollo y en tecnologías de información

A continuación, se muestran los periodos básicos de crecimiento para cada una de las áreas claves:

  • Requisito del contenido regional (nivel actual 62.5 por ciento)
    • 1 de enero de 2020: 66 por ciento
    • 1 de enero de 2021: 69 por ciento
    • 1 de enero de 2022: 72 por ciento
    • 1 de enero de 2023: 75 por ciento
  • Contenido de mano de obra: salario alto o $16/hora (sin requerimiento actualmente)
    • 1 de enero de 2020: 30 por ciento (de un mínimo de 15 por ciento de materiales y manufactura; máximo de 10 por ciento de tecnología; máximo de 5 por ciento de ensamble Nota: la producción de camiones ligeros y pesados se congela en estos porcentajes
    • 1 de enero de 2021: 33 por ciento (de un mínimo de 18 por ciento de materiales/manufactura; máximo de 10 por ciento de tecnología; máximo de 5 por ciento de ensamble)
    • 1 de enero de 2022: 36 por ciento (de un mínimo de 21 por ciento de materiales/manufactura; máximo de 10 por ciento de tecnología; máximo de 5 por ciento de ensamble).
    • 1 de enero de 2023: 40 por ciento (de un mínimo de 25 por ciento de materiales/manufactura; máximo de 10 por ciento de tecnología; máximo de 5 por ciento de ensamble).
  • Acero y aluminio (sin requerimiento actualmente)
    • 1 de enero de 2020: En promedio setenta por ciento de lo comprado por los productores de vehículos durante el año anterior se originará en América del Norte incluyendo compras directas, compras a través de un centro de servicio y compras contratadas a través de otro proveedor. La base incluye toda la producción, incluyendo vehículos de exportación para el siguiente año.

2. Base, principal y complementario se convertirán en el vocabulario común que describe a las partes.

El Apéndice 4-B de los requisitos de contenido de valor regional del vehículo contiene tres tablas con códigos de partes específicas que define los requisitos del contenido de valor regional y los periodos de crecimiento para ser declarados como originarios de Norte América:

  • Productos base: Esta categoría incluye artículos como motores, baterías de ion-litio, carrocerías, cajas de cambios, ejes y componentes de dirección y suspensión. Estos productos tienen que tener 66 por ciento de contenido de valor regional iniciando el 1 enero de 2020 (e incrementando a 75 por ciento en 2023). Estos componentes tienen el mayor valor agregado, intensidad de capital y el efecto económico multiplicador. Por lo tanto, los legisladores del T-MEC querían asegurar que estos componentes (y su valor de subnivel de proveeduría) fueran locales para impulsar el desarrollo económico.
  • Componentes complementarios: Esto incluye un amplio rango de artículos, incluyendo convertidores catalíticos, faros automotrices, motores eléctricos y juegos de cableado, los cuales tienen un menor contenido de valor regional para ser considerados originarios, del 62 por ciento en 2020 al 65 por ciento en 2023. Esto refleja los costos más altos de materia prima provenientes de fuera de la región, pero los autores del T-MEC todavía desean incentivar el ensamblaje final local. A medida que todas las variantes de vehículos eléctricos incrementan en el mercado, los productos como los motores eléctricos deberán aumentar en demanda para justificar localizar su manufactura y contar su valor en las fórmulas del T-MEC.
  • Partes principales: En medio de estos dos extremos se encuentran las partes principales. Para que una parte sea tomada en cuenta como originaria, su valor regional requerido deberá de ser de 62.5 por ciento en 2020, incrementando a 70 por ciento en 2023. Esta es una interesante lista de componentes que va desde las llantas hasta las bombas de aire/gasolina y baleros de rodamientos hasta volantes y embragues. Definitivamente, en el negocio del equipo original, hay una capacidad de producción regional importante para los ensambles finales del producto. Estos requisitos del T-MEC buscan impulsar un mayor suministro regional de componentes - como el cable de acero de la llanta y otros aceros especiales requeridos en rodamientos y embragues.

3. Sea cauteloso con respecto a posibles aranceles automotrices.

Recomendamos ser cautelosos con respecto a posibles aranceles automotrices futuros conforme a la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial (Trade Expansion Act) de 1962. En un artículo anterior, incluimos el aviso del 23 de mayo en el que se anunciaba que los Estados Unidos estaban iniciando una investigación conforme a la Sección 232 para determinar si las importaciones de automóviles y de auto partes amenazaban con perjudicar la seguridad nacional de los Estados Unidos. Ahora, el T-MEC propuesto contiene un lenguaje que protege a Canadá y a México de posibles aranceles a los vehículos automotores y partes automotrices si los Estados Unidos terminan por concluir que las importaciones de los vehículos y auto partes extranjeros son una amenaza para la seguridad nacional.

Recomendamos ser cautelosos con respecto a posibles aranceles automotrices conforme a la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial (Trade Expansion Act) de 1962.

El acuerdo tiene cuatro cartas complementarias que cubren la exclusión de México y Canadá de los aranceles automotrices conforme a la Sección 232 y establece un periodo de negociación de 60 días para detallar cómo los vehículos y las partes pudieran fluir conforme a un sistema de cuotas establecido. El hecho de que los tres países decidieron manejar este asunto explícitamente a través de acuerdos complementarios muestra claramente la posibilidad de futuros aranceles automotrices conforme a la Sección 232. También tiene posibles implicaciones para la estrategia de negociación entre los Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y la Unión Europea.

También observamos que el T-MEC no modifica los aranceles al acero (25 por ciento) y al aluminio (10 por ciento) que actualmente están vigentes y resultantes de otra investigación basada en la Sección 232.

¿Qué procede?

Dado que la mayoría de los plazos descritos en el T-MEC inician el 1 de enero de 2020, existe una percepción general de que los Estados Unidos, Canadá y México se regirán bajo el actual Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) a lo largo de 2019.

Mientras tanto, a la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos (U.S. International Trade Commission) se le ha solicitado emitir un estudio de impacto económico, y la Comisión de Finanzas del Senado de los Estados Unidos junto con la Comisión de Medios y Arbitrios de los Estados Unidos deberán llevar a cabo audiencias públicas y reportar sus conclusiones. Es poco probable que se presenten estos elementos antes de que se convoque a la siguiente sesión del Congreso en 2019.

Debido a que se presentará el T-MEC conforme a la Ley de Promoción Comercial, el Congreso no puede modificar el texto que se les presenta a ellos. El Senado votará la ratificación del acuerdo con la mayoría de los votos.

Related Thinking

August 9, 2022

A surprise winner of the U.S.-China trade war? Mexico

Article 4 min read
July 7, 2022

Cloud-based ERP system drives Internet of Things for Japanese-owned manufacturers

Webinar 1 min read
July 6, 2022

The art of SKU rationalization: Getting accurate costing data

Article 5 min read